Aspiración de las vías aéreas


Aplicación de la intervención de Enfermería, tipificada por la CIE (Clasificación de Intervenciones de Enfermería) con el código: 3160.

Definición: Extracción de secreciones de las vías aéreas mediante la introducción de un catéter de aspiración en la vía aérea oral y/o la tráquea del paciente.

Actividades:

  1. Determinar la necesidad de la aspiración oral y/o traqueal

  2. Auscultar los sonidos respiratorios antes y después de la aspiración

  3. Informar al paciente y a la familia sobre la aspiración

  4. Aspirar la nasofaringe con una jeringa de ampolla o tirador o dispositivo de aspiración, si procede

  5. Proporcionar sedación, si procede

  6. Disponer precauciones universales; guantes, gafas, y máscara, si es el caso

  7. Abordar una vía aérea nasal para facilitar la aspiración nasotraqueal, si procede

  8. Enseñar al paciente a realizar varias respiraciones profundas antes de la succión nasotraqueal y utilizar oxígeno suplementario, si procede

  9. Hiperoxigenar con oxígeno al 100%, mediante la utilización del ventilador o bolsa de resucitación manual

  10. Hiperinflar 1 a 1,5 veces el volumen corriente preajustado con el ventilador mecánico, si es el caso

  11. Utilizar equipo desechable estéril para cada procedimiento de aspiración traqueal

  12. Seleccionar un catéter de aspiración que sea la mitad del diámetro interior del tubo endotraqueal, tubo de traqueotomía o vía aérea del paciente

  13. Enseñar al paciente a respirar lenta y profundamente durante la inserción del catéter de aspiración por ruta nasotraqueal

  14. Dejar al paciente conectado al ventilador durante la aspiración, si se utiliza un sistema de aspiración traqueal cerrado o un adaptador de dispositivo de insuflar oxígeno

  15. Disponer la mínima cantidad de aspiración de pared necesaria para extraer las secreciones (80 a 100 mmHg para los adultos y de 10 a 20 mmHg para neonatos y niños)

  16. Observar el estado de oxígeno del paciente (niveles de SaO2 y SvO2) y estado hemodinámico (nivel de PAM y ritmo cardiaco) inmediatamente antes, durante y después de la succión

  17. Basar la duración de cada pase de aspiración traqueal en la necesidad de extraer secreciones y en la respuesta del paciente a la aspiración

  18. Hiperinflar e hiperoxigenar entre cada pase de y después del último pase de aspiración

  19. Aspirar la orofaringe después de terminar la succión traqueal

  20. Limpiar la zona alrededor del estoma traqueal después de terminar la aspiración traqueal, si procede

  21. Detener la succión traqueal y suministrar oxígeno suplementario si el paciente experimentara bradicardia, un aumento de ectopia ventricular y/o desaturación

  22. Variar las técnicas de aspiración en función de la respuesta clínica del paciente

  23. Anotar el tipo y cantidad de secreciones obtenidas

  24. Enviar las secreciones para test de cultivo y de sensibilidad, si procede

  25. Enseñar al paciente y/o a la familia a succionar la vía aérea, si resulta adecuado


[Volver a la Página Anterior]


Actualizada a 04/04/2012