INTOXICACION POR ALCOHOL METILICO

Carlos Sánchez David, MD
Oficina de Recursos Educacionales - FEPAFEM


Comprar DVD del Tratado de Enfermería en Cuidados Críticos Pediátricos y Neonatales


El alcohol metílico (CH3OH), o alcohol de madera se encuentra en el alcohol sólido y es usado como anticongelante para remover pinturas y como solvente de lacas y barnices, se obtiene por destilación de madera o por hidrogenación de monóxido de carbono.

La intoxicación aguda se presenta principalmente por adulteración de licores. En Colombia el metanol se comercia libremente.

FISIOPATOGENIA

La dosis letal de metanol por vía oral varía entre los 60 y 200 ml. La toxicidad obedece al metabolismo del alcohol metílico que se convierte en ácido fórmico y formaldehido, con la propiedad de precipitar las proteínas de las vías nerviosas causando daño irreparable. Es conocido el efecto lesivo específico que tiene esta sustancia sobre las células ganglionares de la retina y el nervio óptico, generando ceguera total, muchas veces de carácter irreversible. El ácido fórmico produce acidosis metabólica severa.

Su biotransformación se realiza principalmente en el hígado y su eliminación como ácido fórmico por vía urinaria. En menor porcentaje se elimina por utiliza la vía entero-hepática.

La administración de alcohol etílico disminuye la toxicidad del metanol, al bloquear el metabolismo de éste en formaldehido y ácido fórmico, permitiendo a los riñones excretar el metanol inalterado.

CUADRO CLINICO

Las principales manifestaciones son los transtornos visuales y la acidosis.

El cuadro se inicia con alteraciones neurológicas de gravedad variable, como agitación, ebriedad, y coma, cefalea global de predominio frontal, náuseas, vómito y visión borrosa. Los síntomas progresan rápidamente, con respiración rápida y superficial como consecuencia de la acidosis. También aparecen cianosis, coma, hipotensión y dilatación pupilar. Aproximadamente 25% de las personas con intoxicación grave fallecen por insuficiencia respiratoria.

DIAGNOSTICO

Los criterios para el diagnóstico son:

  1. Antecedente de ingesta de alcohol
  2. Visión borrosa
  3. Respiración rápida y superficial (acidosis)
  4. Nivel de metanol en sangre. Cifras superiores a 20 mg/100 ml son indicativos de intoxicación severa y requieren tratamiento con etanol. Niveles superiores a 50 mg/100 ml son indicación para la hemodiálisis.
  5. Gases arteriales; el pH y la concentración sanguínea de bicarbonato delimitan la gravedad del cuadro.
  6. Presencia de formaldehido o ácido fórmico en la orina

TRATAMIENTO

  1. Lavado gástrico con carbón activado en las primeras 4 horas después de la ingestión
  2. Líquidos parenterales
  3. Vendaje ocular precoz
  4. Manejo de la acidosis mediante la administración de bicarbonato de acuerdo con los gases arteriales
  5. Administración parenteral de etanol (1 mg/kg). Se utiliza la infusión endovenosa de etanol absoluto diluído en dextrosa al 5% en AD, para pasar en 15 minutos, continuando con una dosis de 125 mg/kg/hora para mantener concentraciones sanguíneas de etanol de 100-200 mg/dl, las cuales causan ebriedad; este tratamiento se debe mantener por 72 horas.

El etanol se presenta en ampollas de 2 ml y 5 ml al 97%; 1 ml de etanol contiene 790 mg de alcohol.

Cuando no se cuente con el etanol para vía parenteral, el tratamiento se hace por vía oral, con:

  1. Aguardiente (100 ml tienen 30-35 ml de etanol puro), ron o
  2. Wisky 40-45% de etanol en volumen, o
  3. Vodka 40-45% de etanol en volumen

La hemodiálisis se utiliza cuando los síntomas progresan a pesar del alcohol etílico, o bien si la concentración de metanol en la sangre es igual o superior a 50 mg/100 ml.

LECTURAS RECOMENDADAS

Dreisbach R, Robertson W. Manual de Toxicología Clínica.

Editorial El Manual Moderno. México DF, 1988

Echeverry ML, Gallego HA, Conrado L. Intoxicación por metanol. En: Protocolos de Urgencia. Servicio Nacional de Salud de Antioquia.

Hospital Universitario San Vicente de Paúl. Medellín, 1992

Olson KR, Becker CE. Envenenamientos. En: Diagnóstico y Tratamiento de urgencias. Editado por MT Ho y CE Saunders. Segunda edición.

Editorial El Manual Moderno. México, 1991

Volver al Índice


Actualizada a 28/02/2014