CONJUNTIVITIS, ORZUELO Y BLEFARITIS

Servicio de Oftalmología
Departamento de Clínicas Quirúrgicas
Clínica San Pedro Claver ISS.


Comprar DVD del Tratado de Enfermería en Cuidados Críticos Pediátricos y Neonatales


Los procesos inflamatorios oculares son un frecuente motivo de consulta al médico general. La inflamación ocular puede ser de origen infeccioso (bacterias y virus principalmente) o secundaria a una enfermedad inflamatoria sistémica. La conjuntivitis, el orzuelo y la blefaritis son las infecciones oculares más frecuentes.

CONJUNTIVITIS

La conjuntivitis es la infección más frecuente del aparato ocular, la menos grave y la que deja menos secuelas. Es una causa común de consulta para los médicos generales.

Síntomas: ojo rojo, secreción.

Signos : congestión superficial de la conjuntiva, secreción.

La secreción puede ser abundante o escasa, purulenta, mucopurulenta o serosa. En ocasiones se acompaña de folículos, hemorragia subconjuntival, membranas, seudomembranas y papilas.

Un folículo es una hiperplasia linfoide focal de la conjuntiva; se observa especialmente en el fondo del saco inferior y su apariencia es lisa, redondeada y elevada con vasos sanguíneos visibles en la superficie.

Aparece una membrana formada por fibrina y células inflamatorias adheridas al estroma de la conjuntiva. Si se retira sangra.

La seudomembrana también está formada por fibrina y detritus, pero no está adherida y por tanto no sangra al retirarla.

Una papila es una elevación del epitelio y del estroma conjuntival por inflamación persistente; contiene un vaso sanguíneo central. Se localiza especialmente en la conjuntiva palpebral superior.

Desde el punto de vista clínico, la conjuntivitis puede ser: hiperaguda, aguda, subaguda y crónica.

CONJUNTIVITIS HIPERAGUDA EN EL ADULTO

Se caracteriza por abundante secreción purulenta, edema palpebral y quemosis.

Siempre es necesario practicar frotis, cultivos y antibiograma, por la posibilidad de encontrar Neisseria gonorrhoeae, adquirida por autotransmisión de infección uretral o vulvo vaginal.

Tratamiento: Debe ser hecho por el oftalmólogo.

NEISSERIA GONORRHOEAE

Tratamiento sistémico: 250 mg de ceftriaxona por vía IM y posteriormente docixiclina en dosis de 100 mg por VO, dos veces al día durante 7 días.

Tratamiento tópico: Penicilina cristalina una gota cada hora. De un frasco de lágrimas artificiales de 15 ml se toman 5 ml que se añaden a una ampolla de penicilina de G de 5 millones. Una vez disuelta la penicilina, se toman los 5 ml y se añaden al frasco de lágrimas que contienen los 10 ml restantes. Quedando así una concentración de penicilina de 333.000 U x ml.

GERMENES COMUNES

Tratamiento tópico: Sulfacetamida sódica al 10 o al 15% una fota cada hora durante el día, si no mejora se continúa con gotas antibióticas según el examen bacteriológico y preparación para tal fin.

CONJUNTIVITIS HIPERAGUDAEN EL RECIEN NACIDO (Oftalmía neonatorum)

Como en el adulto, hay edema palpebral, secreción purulenta abundante y quemosis, Aparece en el primer mes de vida, pero puede ocurrir antes, durante o después del parto.

Algunos niños nacen ya con complicaciones corneales por gonococo en caso de ruptura prematura de membranas o incluso con membrana íntegras en caso de herpes simple. La mayoría de las veces la infección se adquiere durante el paso a través del canal del parto, quedando los párpados contaminados y posteriormente agravado por manipulación de la madre o personas que cuidan el niño.

Esta conjuntivitis en orden de frecuencia es producida por:

  1. Bacterias comunes: Estafilococo, Streptococcus pneumoniae estreptococo A y B y algunos gramnegativos como Pseudomonas aeruginosa
  2. Neisseria gonorrhoeae y Neisseria meningitidis
  3. Chlamydia trachomatis
  4. Virus : Herpes simple I y II
  5. Nitrato de plata

La conjuntivitis por gonococo se puede complicar con queratitis y endoftalmitis, dejando secuelas irreversibles.

La Chamydia, además de conjuntivitis, puede producir neumonía al colonizar el tracto respiratorio luego de su paso por la vía lagrimal.

Los virus son menos frecuentes y pueden causar también compromiso sistémico.

El nitrato de plata por muchos años se usó para prevenir la conjuntivitis; en algunos niños producía una conjuntivitis violenta horas después de la aplicación, la cual desaparecía espontáneamente. Hoy casi ha desaparecido esta afección, pues el nitrato de plata ya no se usa en la profilaxis de la conjuntivitis y si se utiliza es al 1% y no al 2% como anteriormente.

Tratamiento: Siempre lo debe efectuar el oftalmólogo, acompañado por el pediatra ante la más mínima señal de compromiso sistémico.

Se requiere frotis, cultivo, antibiograma y citología de la secreción conjuntival para investigar Chlamydia y virus.

GERMENES COMUNES

Tratamiento tópico: Iniciar con sulfacetamida sódica al 10 ó 15%; una gota cada hora, si no mejora, se continúa con gotas antibióticas según el examen bacteriológico.

Neisseria gonorrhoeae

Tratamiento sistémico: Penicilina G cristalina acuosa 50.000 U/kg/día I.V. en 2 dosis divididas durante 7 días.

Tratamiento tópico: Penicilina cristalina una gota cada hora. De un frasco de lágrimas artificiales de 15 ml se toman 5 ml que se añaden a una ampolla de penicilina G de 5 millones. Una vez disuelta la penicilina se toman los 5 ml y se añaden al frasco de lágrimas que contienen los 10 ml restantes. Queda así una concentración de penicilina de 333.000 U x ml.

Chlamydia

Tratamiento sistémico: Estearato de eritromicina 10 mg/kg o etilsuccionato de eritromicina 40 mg/kg/día durante 3 semanas.

Tratamiento tópico: Sulfacetamida sódica al 10 ó 15% una gota cada hora o terramicina oftálmica 4 veces en el día durante 3 semanas.

HERPES SIMPLE

El tratamiento se hace con base en los hallazgos oftalmológicos y sistémicos cuando se presentan. Debe solicitarse la consulta con un oftalmólogo.

De la conjuntivitis del recién nacido, lo más importante es la profilaxis. Se recomienda la sulfacetamida sódica al 10% una gota al nacer y luego una cada 6 horas durante 2 días.

CONJUNTIVITIS AGUDA

De todas las conjuntivitis ésta es la más frecuente; en ocasiones aparece en forma epidémica. Puede ser bacteriana y viral.

CONJUNTIVITIS BACTERIANA

El paciente consulta porque amanece con los ojos "pegados" y rojos. El examen muestra congestión superficial de la conjuntiva (hacia los fondos de saco) y especialmente secreción mucopurulenta acumulada en el canto interno.

No requiere frotis ni cultivo, el german más frecuente es el estafilococo epidermitis.

Tratamiento tópico: Sulfacetamida sódica al 10 ó 15%, una gota cada hora durante el día. para aplicar la gota el paciente mira hacia arriba, se retrae el párpado inferior y se aplica la gota en el fondo de saco inferior sin tocar las pestañas con el frasco, con el fin de no contaminarlo.

Terramicina oftálmica en ungüento durante la noche. Para esta aplicación se sigue la misma técnica que se usa para la aplicación de gotas.

NORMAS GENERALES

  1. No usar pañuelos de tela, sólo desechables y emplearlos una sola vez
  2. No usar maquillaje. El que se ha utilizado botarlo
  3. Si usa lentes de contacto, retirarlos
  4. Mantener las manos limpias
  5. Los estudiantes y adultos con actividad laboral no deben ir a estudiar ni a trabajar para evitar la transmisión de la enfermedad

CONJUNTIVITIS VIRAL

El paciente consulta por ojos rojos, fotofobia y edema palpebral. Al examen se observa congestión de la conjuntiva, folículos en el fondo de saco inferior; puede haber microhemorragias subconjuntivales, membranas, seudomembranas y secreción serosa; en ocasiones se acompaña de queratitis punteada fina y de ganglios submaxilares o preauriculares. Se presenta como la fiebre faringoconjuntival en niños de 4 a 9 años y como queratoconjuntivitis epidémica en adolescentes y adultos. Esta conjuntivitis es producida por adenovirus del tipo 3 en la fiebre faringoconjuntival y tipo 8 en la queratoconjuntivitis epidémica.

Tratamiento: Sin infección sobreagregada: lubricantes cada 2 horas. En ocasiones esteroides tópicos (prescripción exclusiva por el oftalmólogo).

Con infección sobreagregada: Sulfacetamida sódica 10 o 15% una gota cada hora.

CONJUNTIVITIS SUBAGUDA

Se le denomina angular por su localización en el ángulo interno o externo. En ocasiones hay compromiso de la piel adyacente. Es producida por la Moraxella lacunata.

Tratamiento: Sulfato de zinc 1 gota 4 veces al día o cloranfenicol una gota 4 veces al día.

CONJUNTIVITIS CRONICA (conjuntivitis primaveral)

Es una inflamación conjuntival crónica y bilateral que produce ojos rojos, prurito y secreción pegajosa. Se le denomina primaveral porque en los países no ecuatoriales tiene relación con las estaciones. En nuestro medio aparece en cualquier época del año. Se presenta en niños durante la edad escolar y puede existir antecedentes personales o familiares de atopia.

Hay tres formas clínicas:

  1. Palpebral: Se encuentran papilas especialmente en la conjuntiva palpebral superior
  2. Bulbar o límbica: Hay hipertrofia papilar en la conjuntiva adyacente al limbo y una media luna blanca en córnea paralela al limbo. El examen citológico de la conjuntiva muestra abundantes eosinófilos, muchos de los cuales están fragmentados, liberando sus gránulos.
  3. Mixta: Cuando hay localización palpebral y bulbar
  4. Tratamiento tópico: Cromoglicato disódico 4%, una gota 6 veces al día o levocabastina 1 gota en cada ojo, 2 veces al día

MEDIDAS GENERALES

     

  1. Evitar el sol

     

     

  2. Usar anteojos oscuros o visera al salir al medio ambiente

ORZUELO

En los párpados hay varias clases de glándulas. Entre ellas, las glándulas pilosebáceas de Zeiss que acompañan a las pestañas y las glándulas de Moll que son sudoríparas y se encuentran adyacentes a las pestañas. Estos dos tipos de glándulas se localizan en el borde libre de los párpados.

Las glándulas de Meibomio son sebáceas, se encuentran localizadas en el interior del tarso y desembocan en el borde libre del párpado.

La infección aguda de estas glándulas se denomina orzuelo y generalmente es de etiología estafilocócica.

CLASIFICACION

Existen dos clases de orzuelos:

Externo: Inflamación de las glándulas de Zeiss o Moll; se localiza en el borde libre.

Interno: Inflamación de las glándulas de Meibomio; se localiza en el interior del tarso.

Tanto el orzuelo externo como el interno tienen tres períodos:

Fase inicial

Síntomas: molestia y prurito localizados en cualquiera de los párpados.

Signos : dolor localizado al practicar la palpación con un aplicador.

Tratamiento: sulfacetamida sódica 10 ó 15% una gota cada hora durante el día. Hielo local.

Colocar un cubito de hielo sobre la zona afectada, hasta que se derrita completamente.

Fase de tumefacción

Síntomas: dolor y presencia de tumefacción en cualquiera de los pápados.

Signos: tumfacción dolorosa localizada en cualquiera de los párpados.

Tratamiento: sulfacetamida sódica a 10 ó 15% una gota cada hora durante el día.

Calor local: colocar compresas de agua tubia sobre la zona afectada durante 10 minutos, dos veces al día.

Absceso

Síntomas: dolor y edema palpebral.

Signos: gran edema palpebral y seudoptosis.

Tratamiento: sulfacetamida sódica 10 ó 15% una gota cada hora durante el día.

Antibiótico sistémico: Se recomienda dicloxacilina 500 mg cada 6 horas en los adultos y eritromicina cada 6 horas en los niños.

Calor local: cuando se trata de un orzuelo externo y la pestaña se observa en el centro de la tumefacción, ésta puede ser retirada con una pinza y por este orificio se puede drenar.

Drenaje en casos muy avanzados: en este momento se impone la remisión al oftalmólogo.

Analgésicos.

BLEFARITIS

La blefaritis es una inflamación crónica y bilateral del borde libre de los párpados. Hay dos clases: la estafilocócica y la seborreica. La primera es ulcerosa y la segunda se puede acompañar de seborrea del cuero cabelludo, cejas y oídos, aunque se describen los dos tipos aparte, generalmente están presentes en forma concomitante.

Síntomas: prurito, ardor, enrojecimiento y caspa en párpados, caída de las pestañas.

Signos: bordes palpebrales rojos, escamas secas y grasosas en ocasiones ulceraciones y ausencia de algunas pestañas.

Tratamiento: tópico. Limpieza diaria dos veces en el día con un aplicador húmedo para retirar las escamas. No usar maquillaje. Cloranfenicol en solución oftálmica, una gota 4 veces al día.

Pivalato de fluocortolona, aplicar en los párpados por la noche.

LECTURAS RECOMENDADAS

Bratcher D, Harrison C. Conjunctivitis. En: Conn’s Current Theraphy 1993.

WB Saunders Company. Philadelphia, 1993

Instituto de Seguros Sociales. Guias de Manejo Clínico para el Nivel de Atención Básica.

Santafé de Bogotá, 1988

Malagón Baquero R. Urgencias en oftalmología. En: Manejo Integral de Urgencias. Editorial Médica Panamericana. Santafé de Bogotá, 1992

Volver al Índice


Actualizada a 28/02/2014